¡Vamos Argentina!
¡Vamos Argentina!
Lunes 25 Junio 2018

Un grupo de bomberos holandeses compite en el Dakar con un... ¡camión de bomberos! Además de correr, ayudan a colegas de todo el mundo.

Sólo el Rally Dakar permite que historias como estas sean reales. La máxima atracción para el público entre los camiones participantes no es ninguno de los que pelean arriba por un lugar en el podio. La estrella está en el segmento de los aficionados y se trata de un camión de bomberos que fue acondicionado para competir en esta mítica carrera.

Es manejado por el experimentado Richard de Groot, que compite junto con un copiloto y con un mecánico que, al igual que él, son bomberos. El denominado “camión de fuego” representa al Firemen Dakar Team, y tras seis días seguen en competencia buscando nuevas aventuras.

La idea de formar el equipo nació de De Groot, quien antes de incursionar en el mundo de los camiones había competido ocho veces arriba de una moto en el Dakar. Y en siete cruzó la meta de llegada. Pero, más allá de la competencia en sí misma, el Firemen Dakar Team tiene otro gran objetivo: el “camión de fuego” apoya a la Fundación de Bomberos sin Fronteras, con la que ayudan a sus colegas de todo el mundo.

 

Incluso en pleno desarrollo de la quinta etapa de la competición se conoció que estos bomberos holandeses donaron un camión de rescate a la Compañía de Bomberos Nuestra Señora de las Mercedes, de Pisco. “El señor De Groot entregó un camión a la comunidad de Pisco, con el objetivo de que este ayude tanto a combatir emergencias como al crecimiento de la localidad”, publicó el Dakar en Facebook sobre esta donación.
Se animan a todo

El año pasado, De Groot y sus colegas se lanzaron a esta experiencia pero sin asistencia mecánica, aunque eso no fue un impedimento para terminar el Dakar.

Ahora las cosas parecen ser un poco menos complejas, ya que compiten junto con un equipo de asistencia, que lógicamente está compuesto por más bomberos. “Traer un camión de asistencia nos ahorra unos dos mil kilos en nuestro vehículo de carrera. El año pasado tuvimos que tomar todo nosotros mismos, desde piezas de repuesto hasta nuestros cepillos de dientes. También tuvimos que hacer el mantenimiento del camión en el campamento por la noche. Fue una aventura increíble, pero me alegra que ahora tengamos un equipo de servicio con nosotros”, explicó el holandés, quien luego amplió: “Nos ahorra mucho sueño y, por supuesto, peso, lo que facilita la conducción. El apoyo que recibimos de los bomberos de todo el mundo fue y sigue siendo reconfortante. Nos hicieron sentir realmente héroes y estamos obligados a devolver el honor llegando a la meta”.

A pocos días de llegar a nuestro país, “el Gringo” De Groot remarca que, en cada ciudad donde culminen una etapa, su intención es pasar a saludar a los bomberos de la región e intercambiar fotos y experiencias, por lo que ya podrían ir preparando sus cámaras en los cuarteles cordobeses la semana que viene.